Ir a…
Nogoyá Times on YouTubeRSS Feed

19 septiembre, 2017

El Gobierno emitirá bonos para pagar la deuda con acreedores en default


Share the joy
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Acuerdo con bonistas italianos

Pagarán con la colocación de un bono en el mercado a los bonistas italianos y a los que negocian en Nueva York. En Hacienda destacaron que no se usarán reservas del Banco Central, como en otras oportunidades.

En la negociación por la deuda en default, el equipo económico tildó esta semana el primer casillero al sellar un acuerdo con el grupo de bonistas italianos. La deuda, sin embargo, sólo se cancelará en algunos meses, cuando la Argentina pueda volver a los mercados de capitales para financiarse. Así lo confirmaron a La Nación fuentes del Ministerio de Hacienda, que señalaron que, a diferencia de lo que se venía haciendo en el gobierno anterior, no se usarán reservas del Banco Central para cancelar las deudas en dólares, sino que se piensa “colocar un bono en el mercado al momento de cerrar el acuerdo”.

Según dejaron trascender los propios acreedores, la Argentina se comprometió a pagarles en efectivo US$ 1350 millones, que responden al 100% del capital reclamado más un interés del 3% anual (equivalente a un pago del 150%). El grupo de bonistas italianos ya tenía un fallo a favor en el Ciadi, el tribunal arbitral del Banco Mundial, por US$ 2500 millones, del que desistió como parte del acuerdo.
“Aunque el acuerdo no debería tomarse como referencia para las negociaciones con el grupo más grande de acreedores que litigan en las cortes de Nueva York, claramente envía una señal positiva con respecto a la voluntad de la administración de regularizar cuanto antes la situación de la deuda externa”, dijo Mauro Roca, economista de Goldman Sachs, en un informe difundido ayer.

Para poder concretar cualquier pago, no obstante, el Gobierno debe primero conseguir que se levante la denominada “ley cerrojo”, que impide que el país haga a los acreedores cualquier oferta que supere las de los canjes de deuda de 2005 y de 2010, y la ley de pago soberano. El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, dijo en reiteradas ocasiones que someterá al Congreso cualquier oferta por la deuda en default.
Pero además quienes siguen de cerca la negociación señalan que es probable que el equipo económico también busque antes que el juez de Nueva York Thomas Griesa, que lleva las demandas de los acreedores más duros, reponga el stay (la suspensión del fallo) para así poder emitir nueva deuda sin arriesgarse a embargos. O que se intente llegar a un acuerdo con el resto de los acreedores y a cambio exigirles que levanten sus demandas contra el país.

“Es un proceso muy complejo”, dijo Sebastián Maril, editor de Inversor Global. “Primero hay que llegar a un acuerdo con los acreedores. Después, publicar solicitadas para informarles a todos los acreedores y además identificar a todos los bonistas no identificados. Por otro lado, hay muchos que iniciaron demandas y que no tienen sentencia firme. Y hay que negociar con todos. Los fondos como NML Capital y los llamados me too (los bonistas que se sumaron más tarde al juicio en contra del país) finalmente tienen que dar de baja las demandas. Que no exista una sola demanda contra la Argentina en el mercado, cosa que no es fácil. Y después de todo esto, si tenés que emitir bonos, hay que ver cuáles, registrarlos, presentar un prospecto y ofrecerlos”, detalló el especialista.

Según Maril, el propio Jay Newman, de Elliott Management (la gestora dueña del fondo NML), estimó el año pasado en un desayuno en Washington que desde que los acreedores se den el apretón de manos con el Gobierno hasta que se concrete el pago con bonos podría llevar entre 8 y 12 semanas. El plazo sería menor en caso de que la deuda se pagara en efectivo.
Si bien no trascendieron detalles de la oferta que el Gobierno haría esta semana al resto de los acreedores, que suman unos US$ 9000 millones, según cifras del equipo económico, en los últimos días ganó fuerza la versión de que también para ellos existiría un pago en efectivo. Al menos así lo estaban exigiendo los acreedores.

“NML presentó en agosto pasado un escrito ante el juez Griesa que dice que está dispuesto a acatar el fallo en contra de la Argentina. Esto significa que cada vez que el país pague a quienes ingresaron a los canjes de deuda debe hacer un pago equivalente a los que no entraron en el canje”, dice Maril. “NML le dijo a Griesa en agosto que no le hace falta cobrar con bonos. La Argentina debería pagarle en cuotas en efectivo lo que le corresponde hasta que venzan los bonos que tienen los holdouts en cartera. El problema es que los me too que están en el fallo prefieren bonos, para salir a venderlos rápido. Hay una diferencia entre los más pequeños y los más grandes”, explicó.

En cualquier caso, el equipo económico deberá acceder al mercado de capitales, y para ello debe garantizarse que no existe posibilidad de sufrir embargos. La idea sería saldar en la misma operación todo el pasivo relacionado con la reestructuración de la deuda en default.
Para el Gobierno es clave recuperar el acceso a los mercados de deuda, ya que sólo un ingreso fuerte de dólares le permitirá seguir con el ajuste gradual de la economía, además de financiar muchas de las grandes obras de infraestructura prometidas en la campaña.

Te puede interesar: PARITARIAS: BORDET PIDIÓ “PRUDENCIA” A LOS DOCENTES EN EL PEDIDO DE AUMENTO

Mirá el video que sale en la Pantalla Led de #Nogoyá Radios:

Escuchá La 100 #Nogoyá en vivo Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter


00002

00002