Ir a…
Nogoyá Times on YouTubeRSS Feed

21 Agosto, 2017

Estrías, celulitis y flacidez: Crece la demanda de tratamientos estéticos


Share the joy
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

A combatir los flotadores

Todo aparece cuando llegan los días más templados. En consecuencia, mujeres y hombres deciden indagar en tratamientos en busca de soluciones rápidas y notorias, que los acerquen al aspecto que desean lucir.

Con los primeros calores descubrimos que el cuerpo necesita una “ayudita” estética, pero la magia no es posible, por lo que el esfuerzo y la constancia en el sostenimiento de hábitos saludables serán la clave del éxito.

No obstante, en los últimos años las alternativas en materia de estética han crecido enormemente y hoy muchos hombres y mujeres deciden iniciar tratamientos que prueban su eficacia en la disminución de adiposidades localizadas y arrugas.

Las consultas se incrementan con la llegada de la primavera, que es el mes que a todos nos pone en contacto con nuestra realidad física y estética.

“Las mujeres dejan de usar la calza, se sacan el pullover y la campera y se encuentran con celulitis y flotadores que nos les permiten lucir esa prenda que guardaron en el ropero con los primeros fríos”, resumió la estetista paranaense Rosita Schaffner.

En este sentido, la entrevistada fue categórica al momento de definir las preferencias de las mujeres paranaenses: “Me especializo en tratamientos faciales, y en esta época las ventas suben significativamente, pero las mayores demandas estéticas son por la celulitis, porque a las mujeres de esta ciudad les importa más el cuerpo que la cara, lo que me parece un error porque lo que abundan son mujeres arrugadas pero con buenas piernas”, opinó.

Hay numerosos tratamientos que son ideales para realizar en primavera, más aún cuando la propuesta es emplear productos y aparatos no invasivos que proporcionan resultados comprobables a corto plazo, que bien pueden apreciarse en pocas sesiones y sin contraindicaciones para la estación.

“Ésta es la temporada alta para nosotros, porque la mujer empieza a usar otra ropa y advierte las consecuencias del invierno que es una etapa en la que se come con más calorías; por eso, llegan mujeres apremiadas por celulitis y la necesidad de lograr una reducción de centímetros de las adiposidades en abdomen y piernas”, precisó en tanto Gilda Iribarren directora de un centro de estética.

En diálogo con El Diario, Iribarren destacó los tres pilares de estética sobre los que trabajan en la consulta con cada cliente: nutrición, equipos y actividad física, tres condiciones que debe tener en cuenta cualquier hombre o mujeres que decidan iniciar un tratamiento estético.

“Nuestros tratamientos están basados en equipos de última tecnología y la coordinación de una nutricionista que trabaja en forma coordinada”, indicó.

“Trabajamos mucho sobre los resultados obtenidos y hacemos hincapié en la importancia de sostener los logros con una alimentación balanceada y saludable, porque no siempre hay que hablar de bajas calorías, ya que son muchas las mujeres delgadas que también llegan solicitando ayuda para verse mejor”, señaló.

Los tratamientos muestran resultados casi inmediatos. “Al término de la sesión ya notan diferentes el aspecto de la piel y eso entusiasma mucho, porque reducen centímetros desde la primera sesión, por eso se refuerza la importancia de que tomen mucha agua y salgan a caminar porque eso mejora el metabolismo y la obtención de los resultados deseados”.

Aparatología.Es muy importante subrayar que todo este proceso de embellecimiento no debe nunca sobrepasar la capacidad personal. Se trata de un sacrificio pero nunca puede suponer un drama porque se acabará por abandonarlo sin haber obtenido el objetivo. Es fundamental saber dosificar capacidades. Si realizar ejercicio a diario es mucho, se puede empezar a hacerlo al menos tres días a la semana. No hace falta morirse de hambre pero sí seguir una dieta equilibrada.

Mientras se llevan adelante estas pautas de vida, los aparatos destinados a estética contribuyen a bajar los niveles de ansiedad porque proporcionan resultados más rápidamente.

“Radiofrecuencia y electroestimulación son dos herramientas muy buenas y altamente demandadas”, aseguró Rosita Schaffner. La estetista indicó en este sentido, que en los últimos años la demanda de estos tratamientos creció en un 50%, teniendo a las mujeres como principales demandantes.

“Yo trabajo con mujeres de entre 20 y 40 años, aunque la celulitis se intensifica después de las menopausia, que es cuando hay que profundizar el tratamiento”, apuntó.

Por su parte, Gilda Iribarren manifestó que al centro de estética llegan mujeres de entre 23 y 80 años y hombre desde los 25 y hasta los 65 años.

“Tenemos muchas mujeres de más de 60 años que llegan a pedir tratamientos de cuerpo y rostro; los hombre trabajan el cuerpo, y los que tienen de 35 años en adelante se someten a tratamientos de rostro, eligen mucho el peeling con diamantes que además de atenuar las líneas de expresión limpia de impurezas y afina la piel”, precisó la directora del centro.

Las arrugas desvelan a hombres y mujeres por igual, por lo que el refrescamiento facial es muy demandado sobre todo porque no es invasivo, lo que significa que no hay riesgo, no hay intervención quirúrgica, nada a lo que el cuerpo pueda acostumbrarse y luego tener un efecto rebote.

Sobre las edades de los pacientes, Iribarren indicó que no realizan tratamientos a adolescentes ni jóvenes menores a los 20 años, “cuando llegan a solicitar un tratamiento las derivamos a la nutricionista para que avancen sobre educación alimentaria.

Todos por igual
La estética dejó de ser un tema exclusivamente femenino. Hoy, hombres y mujeres demandan tratamientos que mejoren su aspecto físico.

“Hoy se cuidan tanto hombre como mujeres y ambos consumen estética”, sentenció Iribarren.

“El hombre requiere reducción de abdomen y tratamiento facial con el que disminuye las arrugas y logra un refrescamiento que nadie nota”. Esto se logra mediante la radiofrecuencia, que trabaja con el propio colágeno y elastina de la piel y lo va reactivando para que se produzca en mayor proporción y así se consigue tonicidad, mejor textura y eliminación de las líneas de expresión.

“Para el cuerpo es muy solicitada la ultracavitación, que ayuda a bajar adiposidad de años y esa grasa removida se elimina por orina”, agregó.

El costo de los tratamientos varía de acuerdo a los aparatos y tipos de zonas que se trabajan, pero las sesiones rondan en el orden de los 300 pesos.

Actividad Física
El primer consejo fundamental que extienden quienes trabajan en estética es que hay que tener en cuenta que tras un largo período de inactividad física no es saludable un cambio tan brusco para el cuerpo. No es recomendable pasar de cero a cien. Es preferible comenzar a hacer ejercicio de modo paulatino.

Lo mismo ocurre con las cremas antiestrías o reafirmantes y anticelulíticos: no hay que abusar. Lo importante es ser constante y aplicarlos a diario, combinándolos con otros métodos como una dieta equilibrada y la realización de ejercicio.

Los especialistas aconsejan olvidar el uso de pesas en las primeras semanas; el sobreesfuerzo no conseguirá la reducción de peso más rápido. En cambio, es preferible tratar de eliminar de la dieta de manera radical las grasas, azúcares y carbohidratos.

Estrías de los glúteos: la mesoterapia se puede combinar con el peeling para que produzca mejores resultados, y es la técnica que utiliza microinyecciones que incorporan en la piel de los glúteos colágeno y elastina. De este modo, el tejido cutáneo se recupera, eliminando las grietas.

Flacidez del rostro: los hilos tensores se pueden usar perfectamente durante la primavera para tratar la flacidez del rostro, sin que produzcan alergias o rechazo en la piel. Actualmente se usan hilos con materiales como el polipropileno, que no provocan reacciones, no tienen contraindicaciones y tampoco causan efectos secundarios. Este procedimiento es mínimamente invasivo, con resultados inmediatos y sin cicatrices.

Líneas de expresión y arrugas: el botox y ácido hialurónico para dejar la piel del rostro suave, tersa y sin arrugas de expresión son seguros durante la primavera. Demandan pocas sesiones y mínimos retoques a partir de los tres meses de aplicación. Son rellenos muy eficaces para eliminar las arrugas del entrecejo, las “patas de gallo” y las arrugas frontales y peribucales. En ambos casos, los resultados se notan desde la primera sesión.

Flacidez corporal: una de las soluciones consiste en la radiofrecuencia. Este procedimiento activa las fibras de colágeno y elastina, y así corrige visiblemente la textura. Además de influir en la calidad de la piel, reafirma y modela las zonas corporales que tienden a la flacidez y a la acumulación de adiposidad. El tratamiento se efectúa a través de un cabezal que transfiere energía y calor a las capas más profundas de la piel, pero sin dañar la capa superficial.

Cuidar la piel
Es momento de repasar los estantes del baño para colocar en primera línea los artículos que mejor cubrirán las necesidades de la piel durante la próxima temporada.
Una renovación que, sin duda, ha de empezar por las cremas hidratantes. Si el invierno, con la drástica caída de las temperaturas, el viento cortante y la agresiva calefacción “pide” cremas muy emolientes y de textura untuosa, con la primavera y el verano la piel agradece texturas más ligeras y fluidas.
Así, los fluidos hidratantes y los geles no grasos se convierten en la mejor opción, ya que hidratan sin dejar una sensación pesada o aceitosa en el cutis. Además de elegirlo en función del tipo de piel -seca, mixta o grasa-, la fórmula perfecta será aquella que cuente con factor de protección solar.

Celulitis: en este caso, la restricción no radica en el tipo de tratamiento sino en la cantidad de sesiones necesarias para que puedan apreciarse los resultados. El profesional de confianza puede recomendar desde el drenaje linfático hasta las botas de presoterapia o la carboxiterapia. El drenaje linfático estimula la eliminación de líquido y grasas por medio de un masaje; las botas de presoterapia se inflan y desinflan generando la eliminación de la grasa a través de la orina; y con la carboxiterapia se inyecta el gas del dióxido de carbono en la piel, realizando cambios en la textura.

Músculos firmes
Para conseguir la tonificación de los músculos es mejor realizar ejercicios sin carga y sustituirlos por ejercicios aeróbicos.
Un buen ejemplo de ejercicios que tonifican de modo gradual son la natación (al menos una hora diaria), o caminar 30 minutos mínimo al día.
Los estiramientos, abdominales o el spinning son perfectos para las mujeres: reafirman y acaban de raíz con la celulitis y las pieles fláccidas. Aunque todo ello no vale de nada si luego se asalta la heladera en busca de productos energéticos que llenen el vacío creado.

Fuente: El Diario

07

07