Ir a…
Nogoyá Times on YouTubeRSS Feed

23 septiembre, 2017

Va descalzo a la escuela porque no tiene zapatillas y es abanderado


Share the joy
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cruda imagen en Misiones

En el acto por el Día de la Bandera, el abanderado estaba descalzo, pero nada arruina sus ilusiones de seguir estudiando. La mayoría de los niños que va a esa escuela misionera vive en casas que no tienen luz eléctrica ni agua potable.

Casi todos los estudiantes que asisten a la Escuela 948 en Misiones, van descalzos. Sus padres no tienen dinero para comprarles zapatos, viven en viviendas sin electricidad ni agua potable y comer todos los días es una esperanza que se difumina si no van al colegio, donde por medio de donaciones la maestra le provee alimento a los alumnos, ya que el establecimiento no cuenta con un comedor, a pesar de que los chicos asisten a jornada completa, desde las 8 hasta las 16 horas.El 20 de junio, en el acto por el Día de la Bandera, el abanderado estaba descalzo pero nada arruina sus ilusiones de seguir estudiando. Desde la institución señalaron que “casi todos los niños están sin zapatos” y viven en casas que no tienen luz eléctrica ni agua potable.
“La lucha aquí desde la escuela es brindarles con mucho sacrificio un plato de comida, ya que todavía no contamos con comedor”, comentó una maestra. “Mi mayor preocupación no son los zapatos todavía. Cada día debo conseguir alimentos para el día siguiente”, relató.

El edificio escolar de la EIB N° 948 “Carlo Falotti”, fue preinaugurado el 15 de abril en la comunidad de Ñamandu, donde el Ministerio de Ecología cedió 2 hectáreas de terreno.

Está ubicada dentro del Parque Provincial del Valle del arroyo Cuña Pirú.

La construcción no se realizó con fondos del gobierno provincial, sino con una donación que llegó desde el exterior, por intermedio de la Asociación de Amigos de Suiza. La escuela se creó el 15 de abril del 2015, por Resolución 1083/15 del Consejo General de Educación de la provincia, gestionada por la dirección de la Esc. N° 300. No contaba con edificio propio y ocupaban un precario salón del Centro de atención primaria de la salud de la comunidad de Ñamandu. La Esc. N° 300 ofició de intermediaria con la Asociación Amigos de Suiza para conseguir fondos para la construcción de un edificio, contactando así con Carlo Falotti, quien ofreció su colaboración. Fue preinaugurada aprovechando la visita de la esposa del filántropo, y el primer aniversario de la escuela, sin embargo la obra no está totalmente terminada y los chicos siguen tomando sus clases en condiciones de vulnerabilidad y pobreza.

Fuente: Misionescuatro

0000002

0000002